Interno y externo conectados

1 Estrella2 Estrella3 Estrella4 Estrella5 Estrella (No hay calificaciones todavía)
Cargando…

Interno y externo conectados

Los sonidos parece que viniera de afuera, pero los siento dentro de mí, lo que veo parece fuera, pero lo siento dentro de mí, lo que huelo parece que viene de fuera de mi cuerpo, pero lo siento en mi mente.
Podríamos decir que todo sucede (se siente) en la mente.
Si todo sucede en mi mente, las apariencias de la experiencia física externa se reflejan o las siento dentro de mí.
 
De este modo, lo “externo” y lo “interno” se relacionan, si se relacionan están conectados, si están conectados podríamos hablar de que son lo mismo, lo que sucede en uno sucede en el otro.
 
Entonces podríamos hablar de una sola realidad (ya que al fin están conectadas y se reflejan), y la realidad más primordial en ese caso es la interna, porque la tenemos “más cerca”, es más inmediata por llamarla de alguna manera. Por ejemplo, si cierro los ojos y pienso en algo, esa imagen mental no está determinada por la forma física externa, por tanto el interno es menos dependiente que el externo.
 
Si lo que siento dentro de mí es independiente de la forma física “real”, entonces es más fundamental sentir la sensación, experimentarla, entonces puede que la misma experiencia tome forma física, o se refleje en lo exterior y tome forma más sólida que la forma de la imaginación.
 
Sin embargo esto es irrelevante ya que la experimentación primordial en la mente ya sucedió, de modo que el deseo que motivó la imaginación fue satisfecho.
 
Si se logra vivir la experiencia en la mente, es muy probable que tome forma física, si dicha forma es conveniente para toda forma de vida, o que de más vida para todos y menos para ninguna. Y si no toma forma física concreta no habría tristeza ni apego porque el deseo ya fue satisfecho a nivel mental.
 
En ese sentido la experiencia mental vivida (si es “vivida” plenamente) en la imaginación satisfará del mismo modo que la experiencia vivida en la “realidad”.
 
Lo complicado de esto puede ser darse cuenta que lo que sucede “fuera” lo sentimos “dentro”, basta con cerrar los ojos y prestar atención a los sonidos y darse cuenta de la irrelevancia de la causa o la fuente del sonido que siento, porque lo importante es lo que sienta dentro.
Lo que percibo como una cosa u objeto fuera de mí, es una idea dentro de mi mente.
Es decir, independientemente de la fuente del sonido, igualmente lo siento en mí. Enfocarse en este hecho.
CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someonePrint this page

Comentarios

comentarios

Dejá un comentario