Abundancia Interna

Abundancia Interna

La abundancia interna es un factor clave a la hora de experimentar la abundancia externa en forma de riquezas materiales. Todo comienza dentro.
Lo que sucede fuera es sólo un reflejo del estado interno.
La causa siempre es interna, lo que llega desde afuera es el efecto.
De modo que si nos llega mucho dinero, es porque internamente somos abundantes.

¿Cómo ser abundantes?

Ya lo somos, mejor dicho, somos la abundancia propiamente dicha, sólo que no lo sabemos, o en otras palabras, vemos que las situaciones externas como el dinero, lujos, etc, no nos reflejan abundancia.
Justamente las situaciones externas no reflejan abundancia porque lo externo es una copia de lo interno.
No hay otra causa que no sea esta.
 

¿Cómo darnos cuenta que ya somos abundancia?

Practicar todos los días ver todo lo que se nos está dando en este momento sin siquiera tengamos que pagar por ello.
Se comienza con las cuestiones naturales más obvias pero que siempre pasamos, como la abundancia del sol, del aire, de tierra, de arena, de agua, de sonidos.
Parece extraño pero simplemente haciendo esto, internamente aunque no seamos muy conscientes de ello, se comienza a despertar un sentido que se puede expresar más o menos así: “Es cierto, estoy rodeado de muchas cosas, hay muchísima cantidad de cosas a mi alrededor, el aire no se acaba, el sol emite inmensa cantidad de luz, hay incontable cantidad de estrellas, millones de gotas de agua caen cuando llueve”.
Ese sentido de “mucha cantidad” se despierta, y cada vez es más fácil notarlo, y por lo anteriormente dicho, la situación exterior comienza a reflejar la situación interior, es decir, mucha cantidad de todo, abundancia, “estoy recibiendo mucho más de lo que creía”.
La queja por la falta disminuye y el agradecimiento por lo que hay ahora se incrementa.
Si uno siente la abundancia interna, el mundo externo tratará de justificar este hecho.
Practicarlo no cuesta nada y da muchos beneficios de los cuales nunca te hubieras imaginado.
🙂
CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someonePrint this page

Interno y externo conectados

Interno y externo conectados

Los sonidos parece que viniera de afuera, pero los siento dentro de mí, lo que veo parece fuera, pero lo siento dentro de mí, lo que huelo parece que viene de fuera de mi cuerpo, pero lo siento en mi mente.
Podríamos decir que todo sucede (se siente) en la mente.
Si todo sucede en mi mente, las apariencias de la experiencia física externa se reflejan o las siento dentro de mí.
 
De este modo, lo “externo” y lo “interno” se relacionan, si se relacionan están conectados, si están conectados podríamos hablar de que son lo mismo, lo que sucede en uno sucede en el otro.
 
Entonces podríamos hablar de una sola realidad (ya que al fin están conectadas y se reflejan), y la realidad más primordial en ese caso es la interna, porque la tenemos “más cerca”, es más inmediata por llamarla de alguna manera. Por ejemplo, si cierro los ojos y pienso en algo, esa imagen mental no está determinada por la forma física externa, por tanto el interno es menos dependiente que el externo.
 
Si lo que siento dentro de mí es independiente de la forma física “real”, entonces es más fundamental sentir la sensación, experimentarla, entonces puede que la misma experiencia tome forma física, o se refleje en lo exterior y tome forma más sólida que la forma de la imaginación.
 
Sin embargo esto es irrelevante ya que la experimentación primordial en la mente ya sucedió, de modo que el deseo que motivó la imaginación fue satisfecho.
 
Si se logra vivir la experiencia en la mente, es muy probable que tome forma física, si dicha forma es conveniente para toda forma de vida, o que de más vida para todos y menos para ninguna. Y si no toma forma física concreta no habría tristeza ni apego porque el deseo ya fue satisfecho a nivel mental.
 
En ese sentido la experiencia mental vivida (si es “vivida” plenamente) en la imaginación satisfará del mismo modo que la experiencia vivida en la “realidad”.
 
Lo complicado de esto puede ser darse cuenta que lo que sucede “fuera” lo sentimos “dentro”, basta con cerrar los ojos y prestar atención a los sonidos y darse cuenta de la irrelevancia de la causa o la fuente del sonido que siento, porque lo importante es lo que sienta dentro.
Lo que percibo como una cosa u objeto fuera de mí, es una idea dentro de mi mente.
Es decir, independientemente de la fuente del sonido, igualmente lo siento en mí. Enfocarse en este hecho.
CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someonePrint this page

Ejercitar la Gratitud

Ejercitar la #Gratitud sincera como propone Wallace, tiene como finalidad que nos demos cuenta de todos los dones y bienes que ya hemos recibido.
Pero la gratitud a la que Wattles se refiere no es superficial ni intelectual, sino que es algo más profundo.
Recomiendo que en lugar de decir o pensar en gracias sólo por hacerlo, se investigue la profundidad que esta palabra implica en nuestra vida.
Esto nos hace dar cuenta que continuamente estamos pidiendo lo que nos falta y no agradeciendo lo que ya tenemos.
El camino más rápido a la riqueza material es la riqueza interior.
Y la riqueza interior es un sentido de abundancia, de paz, de “ya lo tengo todo”.
Este sentido está en nosotros, sólo que dormido.
El despertar de ese sentido es el que trae verdadera abundancia exterior.
Y para despertarlo debemos ser conscientes de todo lo que se nos da continuamente sin que siquiera lo pidamos.
Una herramienta para ello es la SINCERA Y PROFUNDA gratitud hacia lo que es y hay AHORA.
CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someonePrint this page

Ser Conscientes de la Abundancia Presente

#Ser #Conscientes de la abundancia/riqueza de este momento, independientemente del contenido de la billetera, es notar la cantidad de cosas que estamos recibiendo sin darnos cuenta y sin siquiera haberlo pedido, luz solar, aire, lluvia, tierra, árboles, pájaros, césped, etc, etc.
Recibir esto sin siquiera haber hecho algo para merecerlo, es un gran motivador de gratitud.
Notar la inmensa cantidad de dones que estamos recibiendo, nos hace ver que somos más abundantes de lo que creíamos.
Esto comienza a despertar el sentido de abundancia interior, del que todos tenemos derechos por naturaleza.
Esto es una fuente inmensa de gratitud y gozo, alineamos nuestro ser con Dios, entramos en un espacio de #Paz, y paulatinamente comenzaremos a recibir más y más dones, tanto tangibles como intangibles, de la manera más natural y sin esfuerzo.
Porque la riqueza material, la verdadera riqueza llena de dicha, paz y goce, viene de un estado interno de abundancia y armonía con el presente.
CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someonePrint this page

La Gratitud como fuerza de acción

Cuando Wallace habla de gratitud y de dar más vida o más a alguien de lo que se espera recibir, se está refiriendo al hecho de que debemos de dejar de lado nuestros pequeños intereses y comenzar a pensar en los demás. Cuando damos algo sin esperar algo a cambio, estamos haciendo uso del poder más grande que existe en el universo. Cuando damos las gracias estamos apreciando todo aquello que tenemos, sin esperar una retribución.

Éste tipo de gratitud es inmensamente poderosa, porque estamos ofreciendo algo sin querer algo. Es la plena utilización del Poder Creativo sin poner al medio la competencia, porque simplemente estamos agradeciendo, estamos dando algo al mundo, estamos haciendo uso de una energía, la estamos enfocando en algo, y por la ley de acción y reacción, cuando damos algo, o sea gratitud, a alguien o a algo tiene que retornarle.

Puede que si damos las gracias no nos venga de inmediato la respuesta, pero como es un acción a alguien o a algo debe llegarle la reacción.

¿Qué sucedería si cada vez que damos las gracias a alguien recibe algo bueno aunque sea del otro lado del planeta?

¿Existe esa posibilidad? Puede que nadie tenga la respuesta. Sin embargo no perdemos nada con intentarlo y si ganamos algo: DAR.

Bien sabemos los estudiosos de la Ciencia de Wallace, que cada vez que damos algo de manera altruista, estamos aportando algo y estamos dando más vida, estamos actuando tal como lo hace la sustancia, por ende nos ponemos en armonía con ella, entramos en un verdadero contacto con la fuente de toda la verdadera abundancia, y por ende nos llegará más de lo mismo, más abundancia.

Para recibir debemos dar. Ésta es una frase que podríamos considerar contradictoria, porque si damos algo es medio complicado recibir más, o al menos eso es lo que piensa la mente, la mente que desea competir, la mente liderada por el ego. Pero la mente creativa, sabe perfectamente que dicha frase es totalmente cierta y que tiene mucho sentido. Si uno puede ser capaz de liberar la energía de la gratitud, o sea de dar algo al Universo, al planeta, a otra persona, nos lo estamos dando a nosotros mismos, y el dar mismos nos libera de la prisión propia del ego, por lo que nos libera a recibir toda la abundancia que está al frente nuestro, pero que la opacidad de nuestra visión nos impide ver.

Aquella mente que pueda verdaderamente pensar en términos de ayudar a sus semejantes, es capaz de percibir y por tanto recibir las abundancias del mundo.

La mente libre de las ataduras del falso ego, es capaz de contribuir verdaderamente y es capaz de disfrutar verdaderamente de las cosas sin estar atadas a ellas.

Poseer muchas cosas materiales no tiene nada de malo, el problema se da cuando las cosas materiales comienzan a poseerte a vos.

Quien verdaderamente pueda dar sin esperar nada a cambio, en ese instante se abre o acepta más capacidades para seguir dando.

Quien da sinceramente, más cosas (o no cosas, como sabiduría o gratitud por ejemplo) va a adquirir mucho más para que pueda seguir dando o compartiendo.

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someonePrint this page

Eckhart Tolle

Eckhart Tolle es un gran maestro espiritual de estos tiempos y quisiera compartir con ustedes mis queridos lectores este maravilloso conocimiento que llegó a mi vida a través de Eckhart y que se relaciona muchísimo con La Ciencia de Hacerse Rico.

Eckhart Tolle explica indirectamente los conceptos de “actuar de cierto modo” y lo que es la Sustancia Inteligente.

Les recomiendo ampliamente leer sus libros, yo empecé por el llamado “Poder del Ahora” y luego por “Una nueva Tierra”.

En unos días voy a escribir más acerca de Eckhart Tolle y su relación con La Ciencia de Hacerse Rico.

Hasta pronto estimados y gracias por su atención.

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someonePrint this page

Dar es más importante que recibir

Dar es más importante que recibir. Ésta es una frase bastante popularizada, y muchas veces mal entendida, o al menos desde mi punto de vista. Quisiera compartirles el significado que despues de mucho tiempo de lectura, estudio y deducciones, he logrado forjar.

Antes pensaba que dar significaba donar, darle plata a alguien por ejemplo, obviamente muy errado en mi pensamiento, pero bueno, así pensaba. De eso se trata, de percatarse de los pensamientos que no son correctos y reemplazarlos por los correctos, positivos y que nos llenen de amor, abundancia y prosperidad.

Ahora he logrado ver que lo que damos a los demás nos lo estamos dando a nosotros mismos. De modo que si más damos, más recibiremos.

Un ejemplo: si en algún acto ofrecemos nuestro amor, como por ejemplo ayudar a alguien, en realidad ese acto es para nosotros, con lo que consecuentemente nos estamos ayudando a nosotros mismos.

Porque lo que le hacemos a los demás, lo estamos haciendo para nosotros.

Esto es muchas veces percibido en el hermoso sentimiento que alcanzamos al ayudar a una persona, ese acto de amor, inunda los corazones y las mentes de las personas que paricipan en este hecho. Eso me ha pasado y supongo que a muchos de ustedes también.

De la misma manera en un acto de desprecio o maldad, nosotros creemos que ese mal, se lo estamos haciendo a la otra persona, y momentáneamente nos sentimos bien por haberlo hecho, porque puede haberse debido a un acto de venganza, ahí es donde actúa nuestro ego que nos aleja de la fuente universal de amor.

Pero a la larga, nos damos cuenta que ese acto no sirvió de nada, más allá de que pueda haber sido placentero en ese momento, y nos arrepentimos de haberlo hecho, y posiblemente si pudiéramos volver el tiempo, no lo haríamos.

Es en este preciso momento en que estamos percibiendo que lo que le hicimos a esa persona, en realidad nos lo hicimos a nosotros mismos, más allá de que nos haya tomado años darnos cuenta.

Expongo ambos casos para que se pueda ver que independientemente de lo que hagamos, lo percibimos igualmente o en mayor medida en nosotros mismos.

De modo que si das odio, más odio recibirás, si das amor, más amor recibirás.

Con todo esto quiero llegar a la aplicación de La Ciencia de Hacerse Rico desde este aspecto. Es decir, si nuestro verdadero objetivo, genuino y verdadero es agregar más valor a otras personas, como Wallace dice que hagamos, más valor recibirémos, porque si damos más valor a alguien, más valor nos estamos dando a nosotros mismos.

Concluyendo, si vas a concretar un negocio, de cualquier índole y de cualquier nivel de capital que sea la transacción, hay que estar seguro que agregará más valor y más vida a la persona que lo reciba, porque eso es lo que nos estamos haciendo a nosotros mismos.

No sólo es vender por vender para hacer un poco más de dinero hoy, porque ese pensamiento forma parte del competitivo, el pensamiento creativo sin embargo, quiere constantemente dar más vida a todo, de modo que hay que lograr forjar un genuino y verdadero interés en la persona a la que estamos ayudando sea en el negocio que sea, desde la venta de un chicle hasta una transacción millonaria.

Porque de eso se trata, de estar en armonía con la ley de la abundancia, dar más para recibir más, porque a este punto del pensamiento dar y recibir se trata del mismo concepto.

Cuando logramos entender este hecho y ser susceptibles a esto, vamos a tener en cuenta cómo damos, no sólo en transacciones, sino en cualquier acto de la vida, en cualquier actitud o pensamiento.

Esto aplica a cualquier aspecto de la vida, puede que no hagamos el mal a otra persona directamente, pero sí lo hagamos mentalmente, y en definitiva, se trata de lo mismo.

Por eso recomiendo ampliamente que cuiden sus pensamientos, hay una mente que está escuchando todo lo que pensamos y obra en función a ello.

Pensemos siempre cosas buenas sobre otras personas, esto puede ser difícil al principio por el gran condicionamiento que tenemos de chicos y por el gran bombardeo televisivo insano. Pero mientras más lo practiques, más fácil te va a resultar, lo digo por propia experiencia.

Una forma práctica de lograr esto que recomiendo, y que lo aprendí de Wayne Dyer, es enviar bendiciones silenciosas a todas las personas con las que entremos en contacto. Y si se hace esto repetidamente, ¿qué creen que sucederá?, claro que sí, como lo que damos en realidad lo estamos recibiendo, bendiciones recibiremos. Pero estas bendiciones deben ser auténticas y puras.

Al principio quizá no te salga porque nunca lo habías practicado, o quizá sea más fácil enviar bendiciones a ciertas personas como familiares, amigos y personas queridas, pero la verdadera prueba es enviar bendiciones a aquellas personas que consideremos que no son tan buenas.

Y cuando ese sentimiento forjado tras la bendición de personas que quizá no toleres, vas a poder entender el verdadero sentido de esto y así poder aprovechar de todos los beneficios que trae aparejado, tanto en salud física, mental y espiritual, como así también en nuestra salud financiera.

Espero realmente, y este realmente es auténtico y verdadero, que ésta, mi experiencia, pueda llegar a miles y miles de personas y que pueda ayudarlas de la misma manera que a mí me ayudó y más todavía.

Siento la necesidad de compartir estos conocimientos porque considero que son magníficos, son la divinidad actuando a través nuestro, es pensar como lo hace Dios, es entrar en armonía con la fuente de todo el amor que hay en el universo, y mientras más cerca estemos de esta fuente, más amor y abundancia podremos tomar de ella, que es infinita e inagotanble.

Los animo a que puedan hacerme sus consultas, o quizá quieran compartir algunas experiencias conmigo respecto a este tema o también ofrecer su punto de vista sobre el tema.

Muchas gracias por tu visita, mis más abundantes bendiciones para todos ustedes.

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someonePrint this page

El Mejor Momento de tu Vida

Cuántas veces nos hemos planteado o nos han preguntado: ¿cuál fue el mejor momento de tu vida? Es muy probable que al menos alguna vez lo hayamos pensado, y muy probablemente hayamos acudido a alguna experiencia del pasado para responderla. Cuando fuimos de vacaciones, cuando estaba en la escuela y no tenía problemas, cuando estaba junto a tal persona.

solo-existen-dos-dias-al-ano-en-los-que-no-se-puede-hacer-nada

Ahora bien, mi punto de vista que pude forjar gracias al estudio de varios autores, como Wayne Dyer, Louise Hay, Eckhart Tolle y hasta el mismo Wallace Wattles, me hizo ver que la respuesta más adecuada a esa pregunta es: “ahora”. El mejor momento de mi vida es ya mismo, en este preciso momento, porque el pasado ya no existe y el futuro menos todavía.

La única realidad que tenemos y por ende sobre la que podemos actuar es AHORA.

Cuando podemos revertir nuestro condicionamiento pasado a esta nueva filosofía de vida, nos damos cuenta que tenemos en nuestras manos la decisión de poder crear un mejor presente y por ende un mejor futuro.

Pensar de esta manera te hace olvidar de las malas experiencias del pasado y de las culpas que podamos sentir por ellas, como así también nos permite desprendernos de la ansiedad de un futuro que todavía no existe, posibilitando que podamos enfocar toda nuestra energía en lo que interesa, el ahora.

El perdón por un lado nos puede ayudar a quitar el pasado de nuestras espaldas. “Si no sueltas el pasado con que manos agarras el futuro”. De la misma manera, la fe es el ingrediente maravilloso que nos permite liberarnos de la ansiedad por el futuro, porque nos permite depositar toda nuestra confianza en una inteligencia que está mucho más allá de nuestro ego, de nuestra personalidad, que nos guía constantemente hacia más vida y más desarrollo.

Cuando puedas lograr saber estas palabras, es decir, meditarlas y estudiarlas, vas a lograr ver que si perdonamos y tenemos fe, lo único relevante es hacer lo mejor en el ahora, en este preciso momento.

A esto es a lo que Wallace se refiere cuando dice que hagamos cada tarea de una manera eficiente. Que logremos poner todo el poder de la fe, la visión y la gratitud, en cada tarea que hagamos, por más trivial y fácil que sea.

Repitiendo este proceso, cuando menos nos demos cuenta, en todo lo que hagamos estaremos invocando todo el poder de Dios, y esta es la manera en que cada tarea sea realizada de manera perfecta y existosa, y si cada tarea se realiza de una manera exitosa, toda nuestra vida será un éxito.

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someonePrint this page

El Perdón

El perdón es uno de los valores más grandes que podemos tener como personas, como individuos espirituales.  El perdón nos ayuda a armonizar tanto las relaciones interpersonales, como la relación con nuestra propia persona y con todas las cosas que existen en el Universo que nos rodea.

El perdón es un pilar fundamental sobre el cual se puede construir una vida sólida y con mucha estabilidad emocional.

Primero debemos entender que perdonar es una necesidad apremiante para poder entrar en completa armonía, primero con nosotros mismos y luego con todo lo que nos rodea, debido a que si no lo hacemos, estaremos llevando una enorme carga de resentimientos, culpa y emociones que no son constructivas. Y si lo que queremos hacer es construir a través del Método Científico del Poder Creativo, debemos dejarlas ir, de otro modo, siempre estaremos volviendo a esas situaciones a las que todavía no pudimos resolver, y bloquearán los procesos creativos que ya hayamos iniciado.

El Perdón La Ciencia de Hacerse Rico Wallace Wattles

El Poder del Perdón

¿Para qué practicar el perdón?

Quizá te preguntes qué tiene que ver el perdón con la riqueza. Y como verás tiene muchísimo que ver.

Si querés enriquecerte a través del Método Científico de Wallace Wattles utilizando el Poder Creativo, hay que estar en perfecta armonía con Dios, cuyo propósito es el desarrollo y la plenitud de toda vida, y para ello necesitás lograr un sentimiento profundo de gratitud, y en un corazón que haya odio y rencor, no puede existir la gratitud plena. De modo que es urgente que entiendas que el perdón abre las puertas a la gratitud, y ésta a una relación muy cercana a la fuente de toda la riqueza y la abundancia que necesitás y que te merecés.

Si estás continuamente enfocándote en situaciones no tan agradables para contigo como para con otras personas, nunca vas a poder elevarte a tu máxima capacidad.

Ya sabemos que en lo que uno se enfoca se expande, de modo que si siempre estamos pensando en lo mal que te hizo fulano o mengano, es eso justamente lo que vas a expandir y es eso mismo lo que vas a seguir manifestando en tu vida, porque esas son las impresiones que elevás a la Mente infinitamente inteligente.

¿Cómo practicar el perdón?

Los pasos que menciono a continuación, son los que me sirvieron a mí en mi experiencia, y te pueden servir a vos.

Conocer el perdón

El primer paso para utilizar el inmenso poder del perdón, es saber justamente que es una inmensa herramienta que nos ayudará enormemente a desarrollarnos y a progresar tanto espiritual, personal y económicamente.

Y con saber me refiero a realmente creerlo. Pensálo tantas veces como sea necesario, hasta que te sientas verdaderamente seguro que te ayudará muchísimo.

Perdonarse a sí mismo

El segundo paso, habiendo entendido fuertemente la gran potencia del perdón, es perdonarse a uno mismo. Para ello, deberías buscar en tu interior, experiencias que te hayan marcado y que te culpes como responsable. Ojo, una cosa es asumir la responsabilidad de un hecho y otra cosa es echarse continuamente la culpa y castigarse por un suceso del pasado sobre el cual no tenemos poder.

Lamentarse por el pasado no lo modifica ni lo corrige a éste, pero si a nuestro presente y a nuestro futuro. Pensá bien en esta frase.

De modo que tenés que hacer un estudio interior, de todas aquellas situaciones no tan agradables que hayas vivido y que sepas que en su momento no tomaste la decisión correcta, pero sabiendo sin embargo, que ya no podés hacer más nada para cambiarlo, pero sí podes perdonarte para olvidarlo y así poder crecer y mejorar las cosas en el presente.

Además, esas situaciones en particular, fueron fundamentales para que hoy estés leyendo esto y para que estés buscando una manera de solucionarlo. Y si esto te ayuda a avanzar (de lo cual estoy seguro), luego vas a poder  ver que aquella situación fue necesaria, para que hoy hayas descubierto el poder del perdón, hayas crecido gracias a ella, y puedas aplicarlo en un futuro.

Perdonar a los demás

El tercer paso es perdonar a las personas que sepas que alguna vez te han causado algún “mal” (lo pongo entre comillas porque en realidad es un bien, porque ahora te está ayudando a progresar), para ello nuevamente tenés que hacer un estudio de tu pasado para poder perdonarlos.

Si es necesario y sentís que debés hacerlo, buscá a esa persona y decíselo, los va a ayudar a crecer a ambos.

Si vos crees que sos culpable de algo también, debés ofrecer tu perdón. No es nada fácil, ya lo sé, pero primero podrías comenzar a asumir las faltas que has tenido con determinadas personas y perdonarlas en tu interior, y luego cuando estés listo y lleno de perdón en tu corazón, ir a buscar a esas personas para solicitarles su perdón.

Si esas personas deciden perdonarte, mucho mejor, pero si no lo hacen, es problema de ellas, porque ellas deberán llevar su propia carga, vos ya hiciste lo correcto y descargaste tu propio peso, no sobre ellos, liberaste tu energía que no era constructiva y que no servía para nada más que para frenar tu progreso, pero no le estás causando un mal a esa persona, sino todo lo contrario, estás ayudándole a ver la verdad.

Y por último deberías buscar todas aquellas situaciones a las que hayas atribuido como causante ya sea el destino, la suerte, Dios, el Universo, el gobierno, los políticos, etc, que directa o indirectamente creas que te han imposibilitado realizar algo, para poder ofrecerles tu perdón profundo y sincero.

Este perdón debe ser totalmente auténtico y sincero. Esto lo vas a saber porque vas a sentir una gran descarga, un alivio indescriptible, una sensación de paz única y un gran sentimiento de felicidad junto a, posiblemente, una manifestación corporal de frío y vellos erizados.

Y vas a notar que has dado un gran paso hacia tu propia realización y que ahora estás listo para avanzar y crecer personal y espiritualmente.

Todas aquellas situaciones, personas, instituciones, partidos políticos, han sido muy buenos debido a que gracias a ellos, hoy estamos en el nivel que estamos en desarrollo, y fueron sus obras las que han ayudado a tender los caminos a través de los cuales nos llegarán las riquezas a las que aspiremos.

Pasos para ayudarte a lograr el perdón

A veces puede tornarse un poco complicado perdonar debido a la falta de costumbre y porque estamos acostumbrados a enfocarnos en lo negativo de una persona y más aún si esa persona nos provocó algún malestar.

De modo que una práctica que te puede ayudar es tratar de encontrar tres aspectos positivos de esa persona. Pueden ser hechos o momentos en los que fue amable con vos, que te ayudó, que te dio una palabra de aliento, cualquier cosa que consideres que te hizo bien. Si no encontrás algún hecho de bondad que haya realizado hacia vos, buscá algo bueno que haya hecho hacia cualquier otra persona, si tampoco sabés de algo similar, si seguís buscando es probable que algo encuentres. Si tampoco encontrás algo así, simplemente proponéte perdonarlo porque hacerlo te ayudará a crecer como persona.

Y recordá que vos no sos el responsable de las cosas que hace otra persona, simplemente sos el responsable por lo que vos hacés y es tu decisión y la de nadie más, elegir el camino del perdón y la paz o el del rencor y el odio.

“El odio es como tomar veneno y esperar a que se muera otra persona”.

Esta es una gran frase, el perdón nos ayuda a quitarnos todo el odio que llevamos dentro y llenarnos en su lugar, de paz y armonía.

Normalmente se cree que el odio es algo bueno, que nos hace sentir poderosos, o pensamos que cuando alguien nos escucha decir que odiamos a alguien, esa persona nos ve como alguien que sabe lo que quiere o está seguro de sí mismo.

Sin embargo es todo lo contrario, odiar es tan corrosivo para una persona como lo es un veneno, porque justamente nos impide ver la verdad que es que todo es bueno, en todas las personas existe algo bueno, existe Dios dentro de cada una, y esto sólo nos hace decrecer en desarrollo personal y espiritual porque nos hace enfocarnos continuamente en lo negativo y hacer esto hará que recibamos más de eso mismo.

Es un gusto excelente de personas poco desarrolladas, la necesidad de odiar y maldecir. Es de una gran persona y divina, el perdonar y bendecir.

Sólo los buenos valores como la paz, el amor, el perdón, la paz, la abundancia, pueden ser bases sólidas para la construcción de una vida llena de eso mismo. De modo que si lo que queremos es paz, no podemos desarrollarla teniendo odio dentro nuestro, y el primer paso para quitarlo es el perdón.

El perdón nos hace grandes, nos asemeja a Dios. Nos quita los bloqueos que nos impiden ponernos en contacto con Él, la fuente de toda la abundancia, paz, amor, riqueza, verdad y belleza que existe.

Luego de quitar estos bloqueos, de derribar las paredes que nos impiden ver la verdad, la forma de establecer y mantener la conexión con Dios es a través de la gratitud.

¿Cómo saber cuándo se logró el perdón?

Para saber si lograste perdonar efectivamente, es pensar en el hecho por el cual perdonaste y a la persona responsable, y si lográs ver ese hecho y a la persona con felicidad, tranquilidad, paz y hasta con risas y alegría, felicitaciones, has logrado perdonar correctamente, lograste utilizar la gran fuerza del perdón a tu favor.

Perdonar no es olvidar, sino recordar con alegría y gratitud, porque te ayudó a convertirte en una mejor persona.

Lograrás sentirte libre, sin esa carga que solías llevar a tus espaldas.

No desperdiciarás más energías ni tiempo en un suceso que ya no tiene más sentido traer al presente, como así también te vas a olvidar de la venganza, te vas a dar cuenta que es algo tan inútil que no tiene ningún sentido ponerse a perder tiempo ni energías en intentar cobrar una venganza.

Recordá que acumular odio y rencor, retiene energías negativas en tu mente y eso se va a ver manifestado en tu cuerpo. De modo que podés ver el perdón como un gran incremento positivo en tu salud tanto física, como mental y espiritual. Así que en últimas instancias, si te faltan motivos para decidir perdonar y te interesa tu salud física, acá tenés uno para que te proporngas practicar el perdón.

Ejemplo de perdón

Por último les recomiendo que vean el video de un gran maestro de la vida, el Dr. Weyne Dyer, llamado “El Poder de la Intención” en donde cuenta cómo el perdón fue el primer paso y el trampolín que impulsó su vida hacia un pleno desarrollo espiritual.

El video es largo, te recomiendo muchísimo verlo completo, y varias veces conforme vayas progresando en tu desarrollo, sin embargo el momento en que comienza a hablar sobre su experiencia con el perdón es en la hora 02:15:00.

Inserto el video acá para más comodidad.

Espero realmente que este post te sirva de mucho para que puedas armonizar con tu persona y con todas las que te rodean, y que verdaderamente puedas marcar las bases para tu pleno crecimiento y desarrollo tanto físico, como mental y espiritual.

Me gustaría saber qué es lo que opinan ustedes de este tema, como así también si tienen alguna experiencia para contar sobre el perdón y cómo ha influido en sus vidas.

¡Muchas muchas gracias por tu visita! 🙂

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someonePrint this page