Capítulo 7 – La Gratitud

1 Estrella2 Estrella3 Estrella4 Estrella5 Estrella (1 Votos, Promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Gratitud Wallace Wattles

Gratitud Wallace Wattles

Si has leído los capítulos anteriores, sabrás que debemos relacionarnos de una manera muy estrecha con la sustancia de la cual proceden todas las cosas buenas que recibimos, y esto se hace por medio de la aplicación de la gratitud tantas veces, que logres forjar un sentimiento un estado continuo, fuerte y sincero de agradecimiento hacia Dios.

Esto es algo bastante lógico y fácil de creer. Te pongo un ejemplo:

Supongamos que alguien te pide un favor, cualquiera que sea, ayudás a esa persona desinteresadamente, y ella ni las gracias te da, y ni siquiera tiene una mínima actitud de reconocer lo que has hecho por ella. ¿Tendrías muchas ganas de volver a ayudarla? No creo.

Sin el reconocimiento ni la gratitud necesaria hacia alguien que nos ayuda, poca ayuda volveremos a recibir.
Lo mismo se aplica para nuestra relación con Dios, que nos ha dado y nos da de todo, por lo que es mucho mucho más fácil que nos envíe oportunidades de progreso, si mostramos la gratitud sincera que se merece y un reconocimiento permanente para con Él.

La Gratitud: Cómo lograr un sentimiento continuo de gratitud

Capaz que te estés preguntando cómo lograr que la gratitud sea un pensamiento continuo cuando son tantas las apariencias de desgracias que hay.

Bueno, yo a esto lo logré con práctica, mucha práctica y análisis de mis estados emocionales para encontrarle lo bueno a cada situación por más desfavorable que parezca.

Te invito a que la practiques día a día, mientras mas mejor.

Mucho cuidado con las quejas y los sentimientos de descontento. Tenerlos hace que volvamos a caer al nivel competitivo. Por lo tanto tratá de dejar de ver noticias que cuenten lo “mal” que va el mundo supuestamente. Y si no queda otra y las tenés que ver igual, ponete antes un “paragua de acero” para esquivar todo eso que sabemos que no es cierto y lograr ver y discernir la verdad, la gran verdad que es que Dios nos da abundancia continuamente.

Si te sentís descontento actualmente, es porque has forjado por mucho tiempo el hábito de la queja. (Te recomiendo que pases por este post: Basta de quejarse.)

Comenzá a forjar el hábito de la gratitud, y vas a ver como la alegría y las cosas buenas comienzan a llegar a tu vida.

El hecho de agradecer nos ayuda a mantenernos enfocados en lo bueno que existe en todas las cosas y todas las situaciones.

Una vez que podamos lograr un continuo sentimiento de gratitud, todas y cada una de las imágenes que transmitiremos con nuestros pensamientos, serán de abundancia, y adivinen qué, la abundancia llegará a nuestras vidas.

Personalmente me esfuerzo por agradecer por todo. No es fácil recordar hacerlo, pero para hacer uso del poder creativo, vas a tener que esforzarte para hacerlo.

Podrías establecer horas especiales hasta que te acostumbres. Por ejemplo 5 minutos antes de ir a dormir y 5 minutos al despertarte.

O también podrías programar alarmas a lo largo del día para hacer un alto, y agradecer lo que estás haciendo ahora mismo, todo lo que tenés y todo lo que está por llegar.

Sería muy bueno también que comiences a confeccionar un diario de gratitud, en el que cada día anotes tres situaciones o motivos por los que estés agradecido, sin repetirlas.

Si de verdad te ponés a pensar, hay miles de cosas, cuestiones y situaciones por las cuales dar gracias.

Les recomiendo este post que había escrito sobre este tema: Gratitud Activa, Sincera y Profunda.

También los animo a que vean este artículo en el que se relaciona científicamente, la gratitud y la felicidad que experimenta una persona, para verlo hacé clic acá.

Espero que este análisis te sirva.

Muchas gracias por tu visita!

PRÓXIMO CAPÍTULO >>

¡Suscribite a nuestro boletín y te aviso cuando escriba un nuevo artículo!

 
 
 
 
 
CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someonePrint this page

1 Response

Dejá un comentario