Capítulo 6 – Cómo Llega a Usted la Riqueza

1 Estrella2 Estrella3 Estrella4 Estrella5 Estrella (1 Votos, Promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Debe dar a cada hombre más de lo que usted recibe de él.

Debemos entender que no hay que engañar a nadie en el negocio en el cual nos encontremos.

La verdadera riqueza a tarvés del Poder Creativo, llega cuando hacemos las cosas bien y honestamente. No hace falta mentir a nadie sobre las cualidades de nuestros productos o servicios. Debemos estar totalmente seguros que lo que ofrecemos es algo de excelente calidad. Y si no lo estamos, hay que corregir esto inmediatamente y preguntarse el para qué de lo que sea que estemos haciendo, para poder lograr un sentimiento de corazón en que la transacción que deseemos realizar añadirá algo positivo a la vida de la persona que lo adquiera.

Si usted fija en su mente el hecho de que el deseo que usted tiene por la posesión de riquezas es Uno con el deseo de la Omnipotencia para una más completa expresión, su fe se hará invencible.

Esta frase me parece magnífica. Hay que tenerla siempre presente. Dios también quiere que seamos totalmente abundantes, como lo es Él. Es su deseo darnos todo lo que queramos, siempre y cuando hagamos las cosas del modo correcto y dando más vida a todos.

Si Dios quiere que seamos ricos, y Él todo lo sabe, todo lo tiene y todo lo provee, indefectiblemente así será en la medida que lo podamos entender y llevar a la práctica continuamente.

Somos una individualidad de Dios, por lo tanto somos igualmente de abundante que Él. Y esto es lo que Él quiere que sepamos y apreciemos para que podamos hacer uso del Poder Creativo dentro nuestro y vivir más plenamente y darnos todos los gustos que queramos, para que Él pueda expresarse de una mejor manera a través nuestro y así ayudar a muchas personas a descubrir esta verdad.

Pedir con largueza

Si Dios es infinitamente abundante, todo lo sabe, todo lo tiene y todo lo provee, nosotros somos una individualidad Suya y nos quiere dar todo lo que queramos, ¿por qué vamos a pedir cosas modestas?

Debemos pedir con total abundancia, no hacerlo implica volver a caer a la vieja escuela del pensamiento limitado del Universo.

Debemos pedir sin techo. Para ilustrar voy a dar un ejemplo:

Supongamos que queremos ganar $10.000 por mes, la forma correcta de hacérselo saber es: “Gracias Dios porque logré generar ganancias por más de $10.000 por mes, y mucho más

Con esto, hacemos saber lo que deseamos, pero también estamos asumiendo que hay más para nosotros que esa plata y es por ello que también la agradecemos porque ya es nuestra y esto es totalmente verdad. Todo es nuestro por naturaleza, porque somos infinitamente abundantes, como lo es Él.

Así que te recomendaría que de ahora en más en todas tus declaraciones e imágenes mentales, incluyas algo que haga alusión a que deseas eso y mucho mucho más, y agradezcas tan profundamente porque ya lo tenés muy muy cerca.

 

Espero que este análisis te haya sido de utilidad.

 

Recordá dejar un comentario si tenés alguna consulta o algo para compartir.

 

Gracias por tu visita!

PRÓXIMO CAPÍTULO >>

¡Suscribite a nuestro boletín y te aviso cuando escriba un nuevo artículo!

 
 
 
 
 
CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someonePrint this page

Dejá un comentario