Capítulo 2 – Hay una Ciencia para Hacerse Rico

1 Estrella2 Estrella3 Estrella4 Estrella5 Estrella (1 Votos, Promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

En éste capítulo, Wallace nos cuenta que el proceso de generar riqueza es una ciencia exacta, Hay una Ciencia para Hacerse Rico, o sea que siempre que se sigan ciertos pasos, los resultado invariablemente deben ser la riqueza y la abundancia.

De la misma forma que en Aritmética, siempre que sumemos dos más dos nos dará cuatro, es decir, no importa quien lo haga, ni donde, siempre que una persona haga esa operación, siempre se llegará a la cifra cuatro.

A eso se refiere él con que hay una ciencia de la riqueza, siempre y cuando una persona, sea quien sea, esté donde esté, trabaje en lo que trabaje, que siga los pasos que él describe, con exactitud Matemática e infaliblemente tendrá que ser rico.

Es de suma importancia que estas palabras sean creídas con total confianza como si de la ley de la gravedad se tratase. Es la única manera en que puede funcionar, primero requiere de una total y firme creencia de nuestra parte.

Él ha llegado a estas conclusiones a través del estudio filosófico de otros autores como Emerson y Hegel, que no trae a colación en el libro para hacerlo lo más simple posible.

Sin embargo, nos da algunos claros ejemplos de la veracidad de lo que plantea:

Si la riqueza sería cuestión del medio ambiente donde vive una persona, todas las personas de ese lugar serían ricas o pobres. Pero esto no es así, en todas partes vemos que ricos y pobres conviven en la misma ciudad.

La acumulación de riqueza tampoco es función de la actividad que se realice, muchas personas se dedican a lo mismo, y sin embargo algunas se enriquecen y otras no.

Tampoco depende de la capacidad de una persona dice él, debido a que hay personas con poco conocimiento y son ricas y hay otras con habilidades y talentos muy desarrollados, y sin embargo permanecen en la pobreza.

Ahorrar tampoco es la clave para acumular riqueza, hay personas que se pasan una vida ahorrando y apenas tienen para subsistir, mientras que otras son derrochadoras empedernidas y a pesar de ello, son ricos.

De todas estas, se deduce que hacerse rico no depende de lo que uno hace, sino de la forma en que lo hace. Y para hacer las cosas del modo adecuado, primero hay que pensar del modo adecuado. Y una vez que se logre esa manera correcta de pensar, haremos las cosas de la manera correcta, y como iguales causas generan iguales resultados, la riqueza comenzará a llegar a nuestras vidas.

Algo a tener muy en cuenta es lo siguiente: si existe alguna persona en tu ciudad, estado o país que pudo enriquecerse, vos también podés.

Y más importante aún, si hay alguna persona en tu región que se dedique a lo mismo que vos y es rica y vos no, quiere decir que esa persona ha pensado y actuado del modo correcto que lo llevó indefectiblemente a acumular riquezas.

Y es clave pensar y saber que si otra persona pudo, vos también podés.

Espero que este artículo te haya sido de utilidad.

Si tenés alguna duda o una experiencia para comparitr, dejá un comentario debajo del post.

Gracias por tu visita.

PRÓXIMO CAPÍTULO >>

¡Suscribite a nuestro boletín y te aviso cuando escriba un nuevo artículo!

 
 
 
 
 
CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someonePrint this page

Dejá un comentario